$950

18 cuotas de $110,25
Ver medios de pago
Descripción

Este libro comienza con un "error" que cometió el hijo del autor cuando, hablando con su padre, dijo: He descubrido". Ese error ocultaba una habilidad insospechada: a los tres años, Stefano sabía cómo conjugar verbos: todos los niños de esa edad conocen su idioma a este nivel. A partir de este descubrimiento comienza una inversión de valores y certezas. Del niño pequeño, incapaz e ignorante que solo debe ser protegido y educado, surge la idea alternativa de un niño capaz y competente, a quien vale la pena escuchar y hacer partícipe de la vida familiar, de la escuela y de la ciudad. Dos formas diferentes de concebir la educación familiar y la educación escolar nacen de las dos formas diferentes de concebir la infancia para desarrollar las habilidades y vocaciones de cada niño y niña, y la idea de una ciudad que, teniendo en cuenta las necesidades de los niños, se propone convertirse en una ciudad para todos.
"Este no es un libro de pedagogía ni de presentación de un proyecto educativo. Es más bien un testimonio, una historia, tal vez incluso una confesión personal y emocional".


FRANCESCO TONUCCI

FRATO