$1.900

3 cuotas sin interés de $633,33
Ver medios de pago
Descripción

La revolución del plástico ha comportado efectos espectaculares en las unidades de maternidad. Hoy, al imaginar a una mujer de parto, es normal visualizarla con el brazo conectado a una bolsa de plástico a través de un tubo y con un catéter introducido en el espacio epidural.

La perfusión de oxitocina sintética es la intervención obstétrica más frecuente en los cinco continentes. Planteémonos las preguntas apropiadas:

  • ¿Por qué las mujeres modernas necesitan sustitutivos de esta hormona natural liberada por la hipófisis posterior?
  • ¿Puede deberse esta necesidad a que su sistema oxitócico se encuentra alterado?
  • ¿Por qué sigue siendo un tema inexplorado los problemas que surgen de la posible transferencia de la oxitocina a través de la placenta?
  • ¿Cuáles son los efectos a largo plazo de la oxitocina sintética en los niños?
  • ¿Por qué las disfunciones genitales son cada vez más comunes, y por qué las estadísticas de lactancia no mejoran a pesar de las intensas campañas de salud pública?
  • ¿Deberíamos proclamar el fin del parto inducido?
  • ¿Cuáles serán los efectos de un sistema oxitócico progresivamente debilitado?
  • ¿Nos encontramos en los albores de un nuevo paradigma?