$3.900

3 cuotas sin interés de $1.300
Ver medios de pago
Descripción

Imágenes y palabras se conjugan aquí ante todo para el placer visual y el gusto de clasificar. Cada uno y cada una, según sus conocimientos y según le apetezca, podrá disfrutar observando y relacionando, y sintiéndose implicados y englobados en esta naturaleza tan próxima y tan lejana, tan frágil y tan sorprendente...

 

“Bellezas de la naturaleza” es un compilación de la serie Inventario ilustrado en la que la escritora Virginie Aladjidi y la ilustradora Emmanuelle Tchoukriel reúnen una amplia muestra de la biodiversidad del planeta. Este volumen, de carácter enciclopédico, contiene 457 láminas naturalistas que presentan una amplia variedad de seres vivos. Están clasificados en una veintena de grupos: desde mamíferos hasta árboles, pasando por aves o anfibios; desde reptiles hasta hongos y líquenes, pasando por peces o insectos…

De los más de nueve millones de especies vivas que habitan en la Tierra, esta selección refleja la sorprendente belleza de estas criaturas, la originalidad de su fisonomía. El objetivo es que podamos conocer y admirar la fauna y la flora del mundo, tanto de ecosistemas distantes como de lugares cercanos, además de reparar en la importancia de proteger y conservar la naturaleza -cada vez más frágil y vulnerable- frente a la amenaza de la extinción, la destrucción de hábitats o las prácticas ilegales que contaminan y diezman la población de animales y plantas.

…Y ante todo, ejercitar el placer visual a través de unas hermosas acuarelas de estilo científico, representadas con la precisión de los naturalistas en los antiguos cuadernos de campo, con perfiles trazados en rotulador y tinta china, y coloreadas con suaves aguadas que favorecen el juego cromático y las transparencias. Cada ilustración se identifica con el nombre común y la nomenclatura latina de la especie correspondiente, con algún dato técnico o curiosidad referida, por ejemplo, al tamaño o la edad que puede alcanzar. La divulgadora Lucile Guittienne, del Museo Acuario de Nancy, y la bióloga Katia Astafieff, de los Jardines Botánicos del Grand Nancy, han colaborado en la revisión científica de esta obra.