$450

18 cuotas de $52,22
5% de descuento pagando con Transferencia Bancaria Ver medios de pago
Descripción

Luis Alberto Spinetta es un compositor clave en la historia del rock argentino, un visionario que desde Almendra, su primera banda, ha dejado un legado de músicas y letras inolvidables, como «Muchacha (Ojos de papel)», «Plegaria para un niño dormido» o «Rutas argentinas». «Ana no duerme», de finales de los sesenta, entra en esta segunda década del siglo xxi con toda su energía liberadora y luminosa, para interpelar a las Anas de este tiempo.

 

En esta canción se manifiesta la sensibilidad única de un artista integral, que fue más allá de los convencionalismos estéticos y supo renacer en cada disco de una carrera en evolución constante. Una historia mínima acerca de las esperas y de qué nos puede deparar el nuevo día, esta Ana inquietante que grabó Spinetta se reinventa en los trazos dulces de Claudia Prezioso, que también juega con hadas cada vez que dibuja. Un cuento que se canta y se torna en luz.

 

El libro está acompañado de un disco con la canción, grabada especialmente en la voz de Samantha Navarro, junto a Nacho Mateu en bajo, Javier Cardellino en percusión y Juan Pablo Chapital en guitarras.

 

Los autores

Claudia Prezioso (Montevideo, 1981). Licenciada en artes plásticas por la Escuela Nacional de Bellas Artes y diseñadora gráfica, profesionalmente se desempeña como ilustradora y realizadora en el campo audiovisual en Palermoestudio.

http://cargocollective.com/claupre

Luis Alberto Spinetta (Buenos Aires, 1950-2012), el Flaco, fue uno de los artistas que revolucionaron la escena musical argentina. En su adolescencia acostumbraba juntarse en su casa con sus compañeros de colegio y de barrio, y fue en esas reuniones con Rodolfo García, Emilio del Guercio y Edelmiro Molinari donde creó lo que años más tarde sería Almendra, una banda legendaria del rock argentino, que supo combinar las formas de decir más típicas de la región con la agitación de los nuevos acordes que estaban moviendo al mundo. A partir de entonces siguió tocando durante toda su vida junto a distintas agrupaciones, a las que reunió en 2009 en un enorme recital de más de cinco horas de duración, Spinetta y las bandas eternas.

 

La canción «Ana no duerme» fue una de las nueve que componían el primer disco de Almendra, lanzado el 15 de enero de 1970, y atravesó los límites del tiempo para volverse un clásico, igual que la mítica «Muchacha (Ojos de papel)» o la entrañable «Plegaria para un niño dormido», ambas del mismo álbum. En este libro la potencia luminosa de la composición de Spinetta se combina con la obra mágica de las ilustraciones de Claudia Prezioso y la estupenda versión de Samantha Navarro.